sábado, 21 de febrero de 2009

De lo cotidiano…

Hoy me levanté tarde…sí para variar..este clima pendejo no se decide si por el sol, por las nubes o de una vez la lluvia, de a poco estoy pensando que Alguien (la mayúscula es por nombre propio, ya que no me decido por quien, Jehová, Jesús, Iahveh, buda, el diablo, krishna, Visnú, Bali, superman, Maradona o cualquier ser que los humanos consideren dios) me tiene de su puerquito…si salgo con un abrigo o una chaqueta me sale un sol playero, si me voy solo con una camiseta amanece nublado e incluso llueve… hoy me tocó sol…y ahí voy llevando la chaqueta en la mano, quienes me conocen saben que me molesta llevar cosas en las manos…por eso prefiero abrazar…pero bueno el asunto es que me levanté tarde, con la pereza que caracteriza, y hacia un frio de las mil putas (sí mil) afortunadamente tenemos agua caliente y eso no duró mucho, el punto malo es que me quedé demasiado tiempo y se me hizo más tarde, al darme cuenta que dentro de poco sería el “punto de no retorno” y no me permitirían entrar a la guardia me apuré, tocó salir corriendo y el bus se me iba…y ahí iba yo corriendo como loco y el hijo de puta del bus me veía por el retrovisor y reía…pensé en detenerme pero recordé que últimamente no he hecho mucho ejercicio así que continué con la firme idea de que el que reza y peca empata, hasta que el semáforo hizo que aquel gordo infeliz se detenga…al subir el típico saludo que es una de las pocas cosas que mamá ha logrado dejarme galvanizadas en la cabeza “no importa donde ni cuantas veces pero debes saludar” así mismo poco tiempo después me enseñó que “uno saluda una vez, saluda dos…y si a la tercera no nos responden entonces nunca más saludamos”, también me enseño que “si alguien me molesta demasiado agarre un palo le rompa la cabeza y que luego la llame”…particularmente prefiero esta última lección…pero bueno subo al bus y pago con una moneda de 1 dólar…en ese momento la sonrisa burlona de aquel gordo infeliz que fungía y fingía de chofer me hizo presagiar algo malo, aquel jabba the hut conductor de bus me dio el cambio en puros sueltos así los 75 centavos estaban compuestos por 3 monedas de 10 centavos, 8 monedas de 5 centavos y 5 monedas de un centavo…a partir de aquel momento no era más que un chinesco ambulante, me baje del bus y chilín chilín…obviamente mi velocidad de desplazamiento se vio considerablemente afectada…pero ahí iba un paso chilín, otro paso chilín, (y me llevaba el diablo) entre chilín y chilín llegué al lugar dónde hago la guardia…muy tarde ya no podía entrar…cuando me iba completamente apenado por no haber podido entrar (nótese el sarcasmo)salió mi jefa y con una sonrisa de oreja a oreja me dijo que porque me iba (no supe que decir, pensé en salir corriendo gritando EL CUCO, EL CUCO !!!) en el fondo algo me decía que las cosas no saldrían bien, esta señora me agarro de su puerquito y me tocó procesar muchas muestras, junto con las compatibilidades, los tipos, etc. …en ese momento me acordé de un proverbio chino que dice: “Un error momentáneo llega a ser un remordimiento eterno” obviamente de la época en que los chinos hacían proverbios y no se venían al Ecuador a ponerse chifas, falsificar cosas y manejar carros marca Toyota…en ese momento me di cuenta que si me hubiese levantado temprano muchas cosas pudieron ser evitadas…y para las que no ya tengo la solución…por eso ya cambie 4 monedas de 5 centavos en monedas de 1 centavo y mañana cuando deba tomar el bus, le daré 25 centavos en monedas de 1 a aquel gordo infeliz…y ahora seré yo quien ría…como dice el proverbio “chino que leíl ultimo, leíl mejol” (tomado de la misma época…y aunque no soy chino, se aplica)

1 comentario:

  1. No te preocupes, la proxima vez seran 14 monedas de 5 y 5 de uno...

    ResponderEliminar