lunes, 3 de agosto de 2009

Sir Newton para idiotas...

Debido a los últimos acontecimientos en mi vida me he visto obligado a replantear mi situación y ver hacia donde carajos estamos caminando, con un montón de gente junto a mi a la que, si me diera el cuarto de hora y los matara y les abriera el cráneo y me pusiera a jugar a los rompecabezas con su contenido…no haría ni un cerebro, para bien (o para mal) es solo una hipótesis, pero también lo era la redondez de la tierra…no sé.

Buscando una lectura ligera que me aleje esas ideas “macabras” y disminuya en algo el reciente odio que le he tomado a ciertos miembros de la raza humana me encontré con un libro de física, si bien para las matemáticas soy pésimo, durante mi etapa colegial fui moderadamente bueno en física, entre otras cosas porque le veía más útil conocer donde caerá una piedra con x aceleración y porque nunca entendí para que carajos me serviría saber los casos de factorización…

Y es de este modo y con permiso del señor Sir Isaac Newton que al leer sus leyes les di una aplicación un poco más “especial”.

LEYES DE NEWTON PARA IDIOTAS

Primera ley:

Todo idiota persevera en su estado de idiotez pasiva o activa de forma completa y constante a no ser en tanto que sea obligado por fuerzas impresas a cambiar su estado.

Esto quiere decir que un (o una) idiota permanecerá haciendo estorbo al no hacer algo (idiotez pasiva) o al hacer algo mal (idiotez activa) y mantendrá esta actitud en medida que sus funciones biológicas se lo permitan o “alguien” altere su estado con una buena puteada y en ocasiones algo de castigo físico y/o escrito.

Segunda ley:

El cambio de actitud de un idiota es proporcional a la fuerza motriz impresa y ocurre según la línea recta a lo largo de la cual aquella fuerza se imprime.

Esto quiere decir que mientras más se intente corregir a un idiota habrán más posibilidades de que su actitud (o estado mental) cambie, y esto se dará durante un proceso prolongado de exposición del idiota a la “fuerza” correctiva.

Tercera ley:

Con todo (a) idiota ocurre siempre una reacción igual y contraria: o sea, las acciones mutuas de dos cuerpos (idiota y “fuerza correctiva”) siempre son iguales y dirigidas en direcciones opuestas.

Esto quiere decir que al momento de tratar con un idiota se debe tener claro que para cualquier argumento medianamente coherente que pueda tener “alguien” el idiota tendrá una respuesta idiotamente proporcional al nivel de daño de su cerebro, con esto se produce la reacción igual: el encuentro y el nivel de reclamo por parte y parte, y, la reacción contraria: mientras más argumentos lógicos se utilicen el idiota seguirá agarrado a su intento de idea y asumirá tener la razón.

Por último una analogía: así como las fuerzas no poseen la capacidad de saber que son fuerzas…los y las idiotas viven en el desconocimiento que lo son.


Nota1: Cualquier parecido con TU realidad, bien puedes pensar que es coincidencia…

Nota2: Anda y que te den…

1 comentario:

  1. muy buen post. me ha gustado mucho. muchas gracias.

    ResponderEliminar